Cómo crear una App y cuánto cuesta

16 abril, 2019
Cómo crear una App y cuánto cuesta

Pedir cita con el médico. Consultar el saldo del banco. Realizar una apuesta deportiva. Mirar el tiempo que hará la próxima semana durante tus vacaciones. Acciones cotidianas que hacemos a través de nuestros móviles. Y lo hacemos gracias a las famosas aplicaciones que en los últimos años tan de moda se han puesto. Pero, ¿sabes cómo se hacen? ¿cuánto tiempo se tarda en desarrollarla? Y un punto importante, ¿cuánto vale?

Vamos a intentar contestarte a todas estas preguntas. Lo primero que tienes que tener claro es qué tipo de aplicación quieres y para que la vas a querer. Aquí lo de que quien mucho abarca poco aprieta es más real que nunca. Lo mejor es apostar por algo conciso, que sirva de mucha utilidad al usuario. Y es que esa, es otra. Tienes que buscar un público objetivo. E insisto, aquí no vale lo de cuanto más, mejor. Al revés, aquí prima el menos es más.

Tienes que saber que dependiendo de su función pueden existir unas app u otras.

Las básicas. Se abre en la pantalla grandes temas y se hace clic en uno y  tendrás un conjunto de nuevas listas. El correo electrónico en el iPhone es un buen ejemplo de esto. Sin duda es de fácil construcción y diseño y una buena opción para las empresas que desean una aplicación “simple” que muestre información básica.

  • Base de datos. Como dice la propia palabra te sirve de documentación de datos. Un ejemplo sería tener cientos de jugadores de fútbol que deseas organizar y mostrar de manera diferente por edad, equipo, goles, etc. Esto se puede hacer más allá del formato de tabla básica, el desarrollo se vuelve más complejo.
  • Juegos: La gama de complejidad en este tipo de App es muy amplia, se puede empezar por algo muy simple hasta llegar al 3D o la incorporación de la experiencia del usuario a través del movimiento físico del dispositivo. En este campo ya sabes que todo es muy amplio.

El caso de que tu objetivo primordial sea ganar dinero, lo primero que hay que hacer es crear un plan de negocios. Piensa en estrategias para monetizar tu app y en cómo podrías financiar el proyecto. Además, será necesario elegir un modelo de ganancias para, después, poder conseguir beneficios.

A la hora de saber cómo hacer una aplicación, una vez sepas exactamente cómo va a ser tu aplicación, es hora de encontrar al desarrollador adecuado. Desde estudios Dwi nos sugieren elegir a un equipo de desarrolladores de apps con experiencia y especializados en el tipo de app que deseas desarrollar.

Cuánto vale

Lo que hemos aprendido hasta ahora es que las Apps deben contar con ciertos códigos, o lenguajes , para que puedan funcionar en las diferentes plataformas o sistemas operativos, ya que el rendimiento de un iPhone no es igual al de un Samsung Galaxy. Seguro que tu amiga que tiene Apple no tiene las mismas que tú que tienes un Android.

El precio de una app es cómo toda en la vida. ¿Cuánto cuesta un coche? Pues depende del motor, del tamaño, de las prestaciones, etc. Pues esto es igual. Según algunos estudios que he leído, el precio puede variar entre 700 euros y 3000. Si deseas una App que cuente con una base de datos, ésta puede costar hasta los 30.000 euros. Si crees que es mucho dinero, piensa que la de un videojuego puedes llegar hasta los 150.000 euros. Ahora bien, una básica la puedes conseguir por menos de 1.000 euros, eso sí, no esperes milagros.

Mantenimiento

Además luego vamos a necesitar un mantenimiento y una publicidad para darla a conocer. Por eso, en estas cuestiones lo mejor es ponerse en contacto con empresas del sector que puedan asesorarte.

En los días que corren tener una aplicación propia es imprescindible para los comercios, las empresas y las instituciones. La industria de las aplicaciones móviles se ha convertido en una industria millonaria que tiene como expectativa seguir y seguir creciendo día a día. Si has pensado en tener una app ahora ya sabes por dónde empezar y sobre todo, cuánto te tendrás que gastar para poder tener algo en condiciones. Cierto es que se trata de una inversión, no de un gasto.