4 diciembre, 2017
Con nuestras diferencias…

Con nuestras diferencias…

Marta y yo nos conocemos desde la infancia ya que hemos coincidido en distintas clases desde Parvulario en los colegios e institutos próximos a nuestros pequeños pueblos de Castilla-La Mancha. Por aquel entonces, Marta era una de las pocas niñas a la que le gustaba hablar de deporte y jugar al fútbol. Cosas de “niños”… Por ello, la aceptamos en nuestro grupo. ¡Qué tiempos aquellos! Pero os digo lo siguiente: menos mal que las cosas han ido evolucionando con respecto al machismo ambiente de aquella época.
Ir al artículo