10 consejos para el cuidado y conservación de libros antiguos

10 febrero, 2022
10 consejos para el cuidado y conservación de libros antiguos

Si eres un coleccionista de libros antiguos o tienes algunos volúmenes que han pertenecido a antepasados de tu familia y quieres guardarlos para que se conserven en las mejores condiciones posibles para ser disfrutados en el futuro estás en el artículo correcto. Y es que hemos reunido un total de 10 consejos que te ayudarán a cuidar y conservar tus libros antiguos.

1. Hay que colocarlos en vertical

El primer truco para conservar tus libros es que es recomendable guardarlos en vertical. No es por eso de extrañar que en la mayoría de bibliotecas los libros se encuentran en esa posición sobre las estanterías. Así que haz lo mismo tú en tu casa.

2. No hay que apretarlos demasiado

Otra cuestión que debes tener en cuenta a la hora de guardar los libros es que si los colocas en estanterías debes aprovechar el espacio, pero sin pasarte. Debes evitar apretar los volúmenes demasiado entre sí, porque esto genera presión y será más difícil sacarlos de la estantería sin que sufran ningún daño. Por eso debes aprovechar el espacio de los estantes, pero dejando un pequeño margen para poder sacar los ejemplares con cuidado y sin tener que sacarlos tirando del lomo.

3. Debes tratar los libros con mucho cuidado

Si quieres que tus libros antiguos duren durante mucho tiempo debes tratarlos con sumo cuidado. Esto significa que debes pasar las páginas suavemente, debes sacarlos de la estantería con delicadeza y a la hora de abrirlos debes hacerlo poco a poco para evitar que las páginas se despeguen de la solapa. Tampoco tienes que abrir los libros más de la cuenta y no intentes tirar del lomo nunca para sacarlo del estante, es mucho mejor cogerlo de las tapas.

4. Si tienen mucho valor es mejor guardarlos en cajas

Por supuesto, si tienes algún ejemplar especial, con mucho valor o que ya se encuentra algo deteriorado lo mejor es guardarlo en una caja , para aportar protección extra al ejemplar.

También debes saber que los libros con tapas de cuero se recomienda guardarlos en cajas o al menos hay que envolverlos en papel libre de ácido para evitar que por degradación marquen a los volúmenes que se encuentran a su lado en la estantería.

5. La temperatura debe ser adecuada

Para poder conservar libros antiguos en un óptimo estado la temperatura debe ser la adecuada. Según los expertos la temperatura se debe encontrar entre 16 y 19 grados. Además, hay que mantener a los libros lejos de fuentes de calor como pueden ser radiadores o estufas.

 “En nuestro caso como empresa de custodia segura de documentos en Madrid nuestras instalaciones se encuentran siempre a una temperatura óptima para la conservación de documentos. Además tenemos otras medidas de seguridad que garantizan la correcta conservación como detectores de humo, vídeo vigilancia y sistemas de supresión de gas”, explican desde Git Doc Cadema, empresa especializada en digitalización de documentos que también ofrece servicios de custodia de archivos físicos.

6. La luz solar y la humedad son los peores enemigos

Para poder preservar los libros en buenas condiciones hay que alejar la luz solar y la humedad. En cuanto a la humedad la sala debe tener unos valores entre 30% y 50%, por encima de estas cifras la humedad provocará la aparición de insectos y moho lo que dañará el papel. Respecto a la humedad también hay que señalar que no debe variar considerablemente. Es decir, que si hay cambios constantes de humedad en el aire los libros pueden arrugarse o secarse demasiado. Para conseguir estos valores puedes optar por instalar un deshumidificador en tu biblioteca.

Mientras que la luz solar no debe incidir de manera directa en la librería, ya que puede dañar el aspecto de los libros. Uno de los problemas más comunes que causa la radiación solar es que las coberturas de los libros pierdan color.

Además de la luz solar y de la humedad hay otras sustancias que son perjudiciales para los libros, como el humo del tabaco. Por lo que si quieres guardar tus ejemplares en las mejores condiciones posibles guarda los libros en un espacio libre de humos.

7. Intenta poner orden en tu biblioteca

El orden te será de gran ayuda para no tener que sacar varios libros hasta dar con el adecuado. Hay diferentes maneras de ordenar los libros en una biblioteca, la más común es por orden alfabético, pero también puedes ordenarlos por temáticas o años. En cualquier caso, te recomendamos poner etiquetas en los estantes para saber qué hay almacenado en cada balda.

8. Hay que limpiar el polvo

El polvo puede dañar el estado de los libros por eso hay que limpiarlo de manera periódica. Lo mejor es emplear un cepillo suave o plumero y limpiar el polvo comenzando en la estantería superior para terminar en la balda inferior.

9. Pon estanterías con puertas

Un truco para evitar que se genere demasiado polvo es optando por instalar estanterías o armarios con puertas. Y si quieres que el interior se pueda ver siempre puedes apostar por colocar puertas de cristal, que además aportarán una estética elegante a la par que moderna que combina a la perfección con cualquier estilo decorativo.

10. Evita poner los libros cerca del suelo

Y el último consejo para conservar libros antiguos es evitar colocarlos cerca del suelo. Puede parecer una tontería, pero debes saber que las inundaciones, pérdidas de agua o salpicones son accidentes bastante comunes. Por eso debes evitar colocar libros cerca del suelo, o al menos, intenta colocar en las baldas superiores de la estantería los libros con mayor valor, económico o sentimental.

Estos son los 10 consejos básicos para cuidar y conservar libros antiguos en unas condiciones óptimas. Por supuesto, siempre hay medidas extra que garantizarán su cuidado como pueden ser sistemas de control termo higrométrico o alarmas contra incendios, ya que en el caso de ocasionarse un fuego en tu biblioteca la pérdida puede ser irrecuperable. No obstante, optar por este tipo de sistemas requiere un gran presupuesto. Por lo que si tienes una pequeña colección puedes garantizar un estado óptimo de los ejemplares con estos 10 trucos y consejos.